Buscar
  • PsicologosOnlineArgentina

Sobre historias familiares…¿lo que nos determina?

Actualizado: oct 17

Empecemos por esta joya realizada por Max Porter, Ru Kuwahata titulada "Espacio Negativo" basada en el poema “Negative Space” de Ron Koertge.



Qué podemos decir de esta historia... no diremos mucho pero quiza lo que siga llame a cada uno a verselas con ese espacio vacio que habitualmente se tiende a llenar...


Casi todos partimos de esta suposición: la familia que nos tocó en suerte es la que nos marcó, con la que se trazó el camino de nuestra historia que hizo y hace a quienes somos. Y se habla desde allí, cada quien se cuenta desde esa suposición. Aquí en Argentina o en cualquier parte del mundo. E implica una idea de causalidad lineal que podríamos resumir en: por tal cosa, tal otra. Por lo que sucedió en el pasado soy de esta manera. Y no es que allí no halla cierta verdad pero quedarse solo con esa manera de abordar lo que se padece no ofrece ninguna vía de tratamiento. 


Es lo que aparece una y otra vez en las sesiones: ahora que me doy cuenta de eso ¿para qué me sirve? Si ya paso….¿Para qué seguir hablando de lo que ya paso? ¿En qué me puede cambiar? Como si solo se tratara de describir un cuadro. Si lo que determina esta solamente en el pasado entonces mejor no detenerse, seguir la deslizada y aspirar a que alguna otra cosa que venga en el futuro nos determine a nuestro favor.


¿Qué propone el psicoanálisis con su fama de ir hacia el pasado? La terapia online orientada por el psicoanálisis propone abordar el pasado pero un pasado que pueda incluir al sujeto y no solamente quedarse en el relato del pasado donde el sujeto solo es objeto del mismo. Para que se pueda replantear lo que cada uno hizo con lo que le toco. La manera habitual de recordar el pasado no incluye al sujeto más que como objeto. Y contarse de esa manera solo alimenta la falta de recursos.


La psicóloga o el psicólogo orienta el tratamiento hacia la implicación de un sujeto en su decir, donde no todo ya está dicho desde el pasado y ese pasado no lo determina todo. Sino que puede cobrar existencia lo aun por-venir en un devenir que abre futuro porque se implica en el pasado haciendo que la suposición pueda devenir posición de un sujeto, posibilitando un hacer con eso que nos tocó.

Este pasaje es posible a partir de lo que cada uno pueda ir produciendo como recursos en el tratamiento psicoanalítico. Los medios que permitan ir apropiándose de lo que nos toco, y podemos agregar, lo que tocó al cuerpo, medios que permitan incluir lo que siempre se sintió como exterior. Eso que nos determinaba y que como ya había sucedido no se podía hacer nada. La terapia Online o presencial propone la producción de un tiempo diferente que el de esa estática fija que acompaña al sujeto siempre igual como pura determinación. Propone alojar esas fotos familiares en un tiempo y un espacio que se producen por el movimiento. Movimientos que hacen a anudamientos diferentes pero por lo que se puede diferenciar. Diferenciar en donde por esas fotos fijas se veía y se sentía siempre todo igual.

Poder empezar a contarse desde esa potencia diferenciadora que posibilite incluirse en la genealogía familiar con su propia posición. Y retomando el video del inicio podemos decir que la terapia orienta a que cada uno pueda hacer otra cosa con el vacío que lo que le fue enseñado, transmitido, determinado por los padres y la sociedad para poder producir un punto de vista propio.


Este giro, está nueva perspectiva posibilitará tratar lo ya determinado con lo no nacido, con lo aún por nacer, propiciando entonces que la genealogía pueda devenir en generación abriendo al futuro. 



Como anexo les dejamos el poema original“Negative Space” de Ron Koertge

My dad taught me to pack: lay out everything. Put back half. Roll things

that roll. Wrinkle-prone things on top of cotton things. Then pants, waist-

to-hem. Nooks and crannies for socks. Belts around the sides like snakes.

Plastic over that. Add shoes. Wear heavy stuff on the plane.

      We started when I was little. I’d roll up socks. Then he’d pretend to put me

in the suitcase, and we’d laugh. Some guys bond with their dads shooting

hoops or talking about Chevrolets. We did it over luggage.

      By the time I was twelve, if he was busy, I’d pack for him. Mom tried

but didn’t have the knack. He’d get somewhere, open his suitcase and text

me—”Perfect.” That one word from him meant a lot.

      The funeral was terrible—him laid out in that big carton and me crying

and thinking, Look at all that wasted space.



Redactado por los profesionales de www.psicologosonlineargentina.com

© 2000-2020. Todos los derechos reservados.

Diseño web

  • REDES-02
  • REDES-01
  • REDES-03