top of page
Buscar
  • Foto del escritorPsicologosOnlineArgentina

Desacuerdos: entre el enamoramiento y el amor...

Actualizado: 25 may

El título nos pone sobre la pista de que el enamoramiento y el amor pueden tener sus diferencias... y desacuerdos. En nuestro consultorio, ya sea presencial o en línea, como psicólogos argentinos, nos encontramos constantemente con este desacuerdo que genera mucho sufrimiento. En este post, intentaremos recorrer con la ayuda de Marcel Proust de qué se trata este desacuerdo para ubicar qué podemos ofrecer desde la terapia online para un tratamiento, y siguiendo al título, un acuerdo posible.



IMPORTANTE:

Primero, una advertencia, como cuando uno va a hablar de una película o una novela y avisa si hay spoiler o no. Es decir, si se va a contar algo fundamental de la película para que el que no la vio decida seguir leyendo o detenerse. En este texto, vamos a poner en cuestión al enamoramiento y al amor. Ya están advertidos...



En principio, vamos a tratar de situar las diferencias entre el enamoramiento y el amor para entender mejor a qué llamamos desacuerdos. Para ello, vamos a servirnos de la literatura y quién mejor que Marcel Proust para que nos enseñe sobre el enamoramiento. Escribió una extensa obra llamada "En busca del tiempo perdido" y no mucho más. Decimos extensa porque dicha obra son siete libros y resumiéndola podemos decir que trata justamente sobre el tema que nos convoca recorriéndolo en todas sus formas y aspectos posibles: un elogio al enamoramiento y sus desacuerdos con el amor. Vamos a ello:



Enamoramiento:


"La mayoría de las personas que conocemos no nos inspiran más que indiferencia; de modo que cuando en un ser depositamos grandes posibilidades de pena o de alegría para nuestro corazón, se nos figura que pertenece a otro mundo, se envuelve en poesía, convierte a nuestra vida en una gran llanura donde nosotros no apreciamos más que la distancia que de él nos separa."


El enamoramiento es el surgimiento de ese ser diferente a todos que le pedimos que nos salve de la indiferencia, proponiendo en el horizonte un ser especial con el cual es posible figurarse la posibilidad de otro mundo envuelto en poesía. Con la metáfora de la gran llanura, Proust nos muestra el arrasamiento que implica esta lógica del todo o nada del enamoramiento, donde el mundo se vuelve nada y la persona amada se vuelve todo por lo que depositamos en ella, todo lo que importa para nuestro corazón.



infinidad de personas que no se diferencian y una tiene un corazón


¿Por qué se produce el enamoramiento? Proust nos da algunas respuestas:


"Nos enamoramos por una sonrisa, por una mirada, por un hombro. Esto basta; entonces, en las largas horas de esperanza o de tristeza, fabricamos una persona, componemos un carácter. Y cuando después tratamos a la persona amada ya no podemos, por muy crueles que sean las realidades con que nos encontremos, quitar ese carácter bueno, esa naturaleza de mujer que nos ama, a ese ser que tiene esa mirada, ese hombro, como no podemos quitarle la juventud, cuando envejece, a una persona que conocemos desde que era joven."


Nos describe magistralmente la idealización que implica el enamoramiento que se produce a veces casi por algo tan trivial como una sonrisa, y como eso ya es suficiente para desatar la imaginación sobre esa persona, y como se rechaza cualquier elemento que venga a contradecir esa ilusión. Aquí ya empezamos a ubicar ciertos desacuerdos, pero Proust nos los aclara aún más:


"Indudablemente hay muy pocas personas que comprenden el carácter profundamente subjetivo de ese fenómeno en que consiste el amor y cómo el amor es una especie de creación de una persona suplementaria distinta de la que lleva en el mundo el mismo nombre y que formamos con elementos sacados en su mayor parte de nuestro propio interior."


"Los hechos no penetran en el mundo donde viven nuestras creencias, y como no les dieron vida no las pueden matar; pueden estar desmintiéndolas constantemente sin debilitarlas, y una avalancha de desgracias o enfermedades que una tras otra sufre una familia no le hace dudar de la bondad de su Dios ni de la pericia de su médico."


Creencias vs. realidades y hechos. Este punto es muy interesante por lo que nos enseña para la psicología y la terapia en linea que realizamos desde Argentina porque no es con hechos que se puede tratar una creencia. No se trata de que el psicólogo online o la psicóloga online le enumere hechos que contradicen la creencia porque eso no afecta la creencia, como bien lo dice Proust: como los hechos no les dieron vida a las creencias no las pueden matar.


Una frase más sobre el surgimiento del enamoramiento:


"Porque creer que una persona participa de una vida incógnita cuyas puertas nos abriría su cariño, es todo lo que exige el amor para brotar, lo que más estima y aquello por lo que cede todo lo demás."


La ilusión necesita de la incógnita como terreno para desplegarse. Es fácil, cuanto menos sabemos más podemos suponer, imaginar, proyectar, y es lo que hace el enamoramiento al volver a una persona especial y hacerla diferente de todas las demás, donde esa persona es todo lo que importa:


"Porque, para mí, que no pensaba más que en no pasarme un día sin ver a Gilberta (tanto, que una vez que la abuela no volvió a la hora de almorzar, no pude por menos de pensar en seguida de que si le había cogido un coche tendría yo que dejar de ir, por un poco de tiempo, a los Campos Elíseos [donde vería a Gilberta]; y es que cuando se quiere a una persona, ya no se quiere a nadie)."


Aquí nos volvemos a encontrar con el carácter arrasador que puede tener poner todo el amor en una sola persona. Y en este "ya no se quiere a nadie" podemos agregar que a veces eso incluye: ni a uno mismo, porque en esa lógica del todo o nada donde el otro es todo, y no hay ningún límite, como en lo que muchas veces se llama amor "incondicional", donde uno queda sin condiciones propias y se queda a merced de las condiciones del otro.

El enamoramiento levanta con orgullo la bandera de lo incondicional y la entrega absoluta donde el sí mismo se niega en pos del otro.


"Cuando se está enamorado, el amor es tan grande que no cabe en nosotros: irradia hacia la persona amada, se encuentra allí con una superficie que le corta el paso y le hace volverse a su punto de partida; y esa ternura que nos devuelve el choque, nuestra propia ternura, es lo que llamamos sentimientos ajenos, y nos gusta más nuestro amor al tornar que al ir, porque no notamos que procede de nosotros mismos."


Aquí nos devela aún más el carácter ilusorio que implica el enamoramiento donde no se trata del encuentro con otro sino con la proyección desconocida que uno hace. Se dice del enamorado que está loco, o el mismo enamorado dice te amo con locura. Ese estado cuasi delirante o alucinatorio donde se despliega el enamoramiento que más que una relación con el otro dice de una relación con la ilusión del amor.



Desenamoramiento:


"Queremos buscar en las cosas, que por eso nos son preciosas, el reflejo que sobre ellas lanza nuestra alma, y es grande nuestra decepción al ver que en la naturaleza no tienen aquel encanto que en nuestro pensamiento les prestaba la proximidad de ciertas ideas."


‘’Cada vez que pienso que he malgastado los mejores años de mi vida, que he deseado la muerte y he sentido el amor más grande de mi existencia, todo por una mujer que no me gustaba, que no era mi tipo!”


El amor más grande por una mujer ¡que no le gustaba! ¡que no era su tipo! ¿Cómo es esto posible? Por lo que Proust nos enseñó, ya podemos responder: por el enamoramiento que puede hacer enamorarse de alguien que no te gusta. Porque se enamora de su idealización y cuando se desenamora cae el velo de la ilusión.

También nos muestra otro costado que se juega en el enamoramiento que es el sufrimiento; antes había hablado de penas y alegrías, en todo enamoramiento surge la alegría por creer que es posible y el sufrimiento por su imposibilidad. En esta lógica de todo o nada, se pasa en un instante de la máxima alegría al máximo sufrimiento hasta el punto de desear la muerte, ya que si todo lo que tenía sentido no es posible, ya no hay por qué vivir. Hay un asunto serio en el enamoramiento.


Hablar de ilusión podría hacer pensar que se trata de una tontería pasajera sin importancia en la vida de alguien, como cuando los niños se encaprichan con un juguete, cuestión que también a veces puede ser seria. Que se juegue un asunto que pone en juego la idealización no lo hace menos serio. En el inicio habíamos dicho "El enamoramiento es el surgimiento de ese ser diferente a todos que le pedimos que nos salve de la indiferencia"; esto nos habla de una anterioridad al enamoramiento que es la indiferencia. De un asunto o algunos asuntos que dejaron al sujeto en un estado de indiferenciación. ¿De qué no pudo diferenciarse? ¿A qué quedó pegado? Y es el asunto que tenemos que poder despejar para poder hablar del amor. Ya que hasta aquí solo hablamos del enamoramiento.


Para poder ir al amor, solo diremos que el antecedente al enamoramiento es una dificultad en los primeros amores filiales donde el sujeto no pudo diferenciarse, es decir, producir una afirmación que le permita constituir su existencia más allá del otro y de alguna manera quedó pegado, en la indiferencia. Y es esa diferencia que no pudo construir la que le pide al otro en el enamoramiento. El otro se vuelve único y se le pide ser único. Por eso decimos que se juega un asunto serio allí ya que se juega su existencia.



Cómo sobrevivir al enamoramiento:


"El temor de dejar de ser yo me había horrorizado antes, y me horrorizaba a cada nuevo amor que sentía, porque no podía soportar la idea de que un día ya no existiera el ser que las amaba, lo que sería como una especie de muerte."


Hay un horror que se juega en el enamoramiento producido por el miedo de dejar de ser yo, ese yo que se constituye en ese amor porque allí se produce un lugar: lo que soy para el otro, esto viene a cubrir un vacío. Hay algo insoportable que nos dice de la falta de soportes para sostenerse más allá de ese enamoramiento. Se necesita al otro para constituirse pero a su vez queda a merced del otro sin poder constituirse.


Nos encontramos con lo que en la psicología se ubica como una dificultad en el duelo que implicó el primer amor que todo enamoramiento viene a repetir. Duelo donde no fue posible el establecimiento de una pérdida y la afirmación de la existencia del sujeto a partir de esa pérdida.

En el enamoramiento, se repite el asunto sin poder diferenciarse, pide que lo salve de la indiferencia y termina repitiendo lo que lo dejó en la indiferencia; ese es el callejón que solo puede terminar en el fracaso... o en el amor.



El amor:


Las dificultades que ubicamos que se juegan en el enamoramiento nos dan la pista sobre de qué puede tratarse el amor.

El amor tiene condiciones para que sea posible. Vamos a decir solo sobre algunas de ellas: Solo es posible el amor cuando se pudo perder esa aspiración que necesitaba al otro para ser y así salvarse de tener que lidiar con el vacío. Ser todo para el otro o que el otro sea todo. Que en algún lugar esté ese "ser todo" que salve del horror al vacío. Ese Ser Todo que Aristófanes nos cuenta en el Banquete de Platón que fue dividido y solo busca encontrar su otra mitad para volver a formar su Unidad y que no falte nada.


Ceder esa ilusión permite amar soportando que no todo es posible.


Otra de sus condiciones es la elección: que estar con otro a quien amo sea por elección y no por necesidad. Ya imaginarán de todo lo que hay que desprenderse para poder dar lugar a la elección. Elección que implica una invención. Lo que cada uno pudo producir que le permite existir más allá del otro, la invención de su diferencia.



Los des-acuerdos del enamoramiento y el amor:


El enamoramiento se resiste a lo que implica el amor. El enamorado no quiere saber nada con la pérdida que implica el amor. Mejor dicho, no tiene los recursos para soportar esa pérdida; no es una falta de voluntad, hay una resistencia a la pérdida porque, como decía Proust, se le presenta como insoportable. El enamoramiento necesita del horizonte donde se figura una existencia sin pérdida. En ese sentido, podemos decir que está en desacuerdo con el amor.


En el trabajo de terapia con un psicólogo argentino o con una psicóloga argentina, se trata de generar los recursos para que esa pérdida sea soportable. Que sea posible un acuerdo entre el enamoramiento y el amor implica que un duelo pudo ser transitado.


Antes decíamos que el enamoramiento termina en el fracaso o en el amor. El fin del enamoramiento muchas veces deriva en el odio por lo que allí no se obtuvo; otra vía posible es que se pueda contar con la posibilidad de amar... Y al enamoramiento le siga el amor. O como dijo Fito Páez: El amor después del amor, sobre lo cual, ya escribimos un post que nos parece un buen título para terminar: El amor después del... ¿dolor?




Redactado por los profesionales de  Psicólogos Online Argentina




Comments


bottom of page