top of page
Buscar
  • Foto del escritorPsicologosOnlineArgentina

Qué son las Relaciones Tóxicas y su abordaje por psicólogos Argentinos online

Actualizado: 13 dic 2023

Para ubicar lo que comúnmente se llama relaciones tóxicas vamos a empezar con una definición: Es una relación donde el sujeto queda pegado al otro. Y es lo que escuchamos como psicólogos argentinos online, en las llamadas relaciones tóxicas, la dificultad está en soportar los espacios de separación entre uno y otro. Escuchamos cómo no se soportan esos espacios y, en lugar de eso, aparece la invasión del espacio del otro. "Le revisé el celular", "no soporto cuando no sé qué está haciendo", "me dice que me ama pero se va con sus amigas", "no soporto cuando duerme porque puede soñar con otras mujeres, él solo tiene que soñar conmigo".


Para ubicar lo que popularmente se llaman relaciones tóxicas vamos a tratar las relaciones no solo de parejas o amigos, sino también con los objetos que, jugando con el término, por su uso podrían volverse también una relación tóxica.



Abordaje de la diferencia entre deseo y necesidad


Nos parece que una manera de abordar la "relación tóxica" es ubicando la diferencia entre deseo y necesidad. Son dos conceptos psicoanalíticos orientadores en el trabajo que realizamos como psicólogos argentinos en la terapia a distancia.



La necesidad


A veces, para identificar un concepto, se lo puede tensionar con otros y, en su relación y diferencia con estos, se puede producir su lugar. Y el concepto que nos sirve para esto es el de "necesidad". Algo se vuelve necesario cuando no se puede dejar de hacerlo, se vuelve una compulsión. Las adicciones son un ejemplo extremo de ello, de la relación del sujeto con un objeto tóxico que no puede parar de consumir y eso los consume. Pero las necesidades están cotidianamente en la vida de todos y están ligadas a cierto modo de relación donde se produce una satisfacción inmediata que procura aliviar el malestar. Pueden ser de lo más variado; lo que las identifica es como el sujeto queda dependiendo del otro o de un objeto, el modo de satisfacción inmediata, lo compulsivo, lo repetitivo y el hecho de que funcionan tratando de atenuar la pena. Pena que puede ser inconsciente. Estas relaciones de dependencia son como la extensión de los chupetes de cada uno que van tomando las formas más variadas.



una serie de manos atadas representando las Relaciones Tóxicas y su abordaje por psicólogos Argentinos online


El chupete


Esta dependencia puede estar bastante velada y hasta parecer que se trata de una elección, pero en el fondo es la necesidad de dormirse con el chupete como lo hacen los bebés. En el llanto del bebé no se trata solamente del hambre, y los padres lo saben; por eso, en sustitución de la teta o mamadera, le ofrecen el chupete para calmarlo, y parece mágico. Se lo dan, y el llanto más terrible se calma inmediatamente, y el bebé lo "necesita" para calmarse o dormirse.


Luego viene todo el trabajo para hacer que deje el chupete. Trabajo que en la clínica descubrimos que, aunque aparentemente se haya dejado el chupete hace décadas, en realidad no se lo terminó de dejar. Se encontraron diferentes sustitutos del chupete, que ya era una sustitución de la relación con la teta y la madre en esa primera satisfacción. Ejemplos de esto pueden ser la necesidad de ser amado, ser reconocido, porque esa primera satisfacción fue también el encuentro con el amor, las palabras y el cuerpo de la madre. Otras necesidades pueden ser la de hablar, de comer, de usar el celular, la satisfacción sexual; como vemos, es de lo más variado. Pero se trata de eso, de la dependecia de una satisfacción que, si no se produce, da paso al malestar.



Confusión entre deseo y necesidad: relación tóxica


Estas son sustituciones que intentan satisfacer una necesidad que no deja de pedir más, se repite el circuito de la necesidad una y otra vez, y este querer más se confunde habitualmente con el deseo cuando solo se trata de la satisfacción de la necesidad. Pero entonces... ¿qué es el deseo? ¿No hay deseo en el amor? ¿En la satisfacción sexual? ¿Solo se trata de la necesidad? Podemos responder desde nuestra experiencia en los tratamientos en la terapia en línea: No siempre. Y ¿de qué depende? De que el espacio entre uno y otro sea soportable. Les recomendamos en este punto el post sobre la ansiedad.


Entonces, ¿cómo se define y diferencia el espacio de la necesidad de el deseo? El espacio de la necesidad no es un espacio que favorezca una elección. Se trata más bien de los mecanismos para aliviar la tensión, atenuar la pena, donde el sujeto queda sujeto a algo que lo alivia, pero a su vez, esa satisfacción lo deja culpable, y esa culpabilidad colabora con el circuito del malestar. Agarrado a su chupete, agarrado a su pareja, agarrado a sus amigos, a su celular, queda agarrado, sujeto por eso de lo que no puede desprenderse. Como dijimos antes, popularmente a ese tipo de relación se llama "relación tóxica". Como se ve, es un espacio bastante apretado, lo podemos definir como un no espacio. Ver el post : Siento que no tengo un lugar...



Pegados


Cuando el sujeto queda pegado al objeto de la necesidad eso da probablemente como resultado una relación tóxica. En el tratamiento en la terapia web se trata no solo de replantear esa relación, sino que, por lo que nos muestra este recorrido, esa relación podrá ser replanteada si se trata la historia del que consulta con el objeto de la necesidad. No se podría cambiar la relación de pareja sin replantear la relación que tiene ese sujeto con la necesidad, con esos objetos que fueron sustitutos de lo que no se pudo perder.



Otras terapias


Muchas terapias solo intentan "corregir" los comportamientos "tóxicos". Podríamos decir: enseñan a comportarse. Y pueden tener un efecto aparente, pero ese efecto no dura mucho, porque intentan cambiar los comportamientos sin trabajar los asuntos que llevan a actuar así. En cambio, con el psicoanálisis sabemos que solo es posible un cambio verdadero si se trata la causa de esos comportamientos.



Separación: uno y otro


Retomando, la necesidad insiste ahí donde algo no pudo perderse. Un duelo no fue posible, y el sujeto queda pegado al otro o a un objeto. En la terapia con el psicólogo en línea o la psicóloga en línea se trata de ubicar en su historia cómo se fue produciendo lo pegado que no permitio lo que hoy se dice el espacio personal, produciendo allí desprendimientos dando lugar a lo que antes nombramos como el espacio soportable entre uno y otro. Y en este punto podemos aproximarnos a la definición del deseo.



El espacio del deseo


El deseo tiene lugar justamente cuando hay un desprendimiento posible de eso a lo que se estaba pegado, una pérdida posible que inaugura una nueva forma de relación donde el espacio entre uno y otro es soportable. Si se cuenta con ese soporte, ya no es necesario pegarse a nada ni a nadie. Ya no se "necesita" al otro. No es necesario entregarse al otro para que el otro se quede con uno. En lugar de lo pegado, se produce el espacio del deseo. Antes nos preguntábamos si en el amor o en la satisfacción sexual solo se trataba de la necesidad, y dijimos: no siempre, y aclaramos algo más, que dependía de que el espacio entre uno y otro sea soportable. Este tema también lo abordamos en el post de este blog: ¿Qué es la relación sexual? Les recomendamos su lectura.



Conclusiones


Entonces, la cuestión es si ese amor, o esa relación sexual, o lo que se pueda querer se ubica en el no espacio de la necesidad o en el espacio del deseo. Con el concepto del deseo con el que trabajamos, no se trata del deseo por x cosa, como se puede perseguir una zanahoria, sino que definimos al deseo como el espacio que se produce por lo que se desprende de la necesidad. No es lo mismo amar contando con el espacio del deseo que amar sin soportar la separación entre uno y otro.


Podemos decir que una relación será tóxica o no si se cuenta o no con ese espacio del deseo. Contar con el espacio del deseo permite soportar las diferencias y dar lugar a las elecciones de cada uno. Eso hace a una nueva forma de lazo que pasa por el respeto por el espacio del deseo.



Redactado por los profesionales de Psicólogos Online Argentina

Comentarios


bottom of page