Buscar
  • PsicologosOnlineArgentina

Sobre la Terapia Online y Lo extranjero

Actualizado: ago 14

La figura del extranjero tiene una territorialidad que permite equivocar el lugar porque tanto uno como otro pueden ser extranjeros. Al que consulta lo podemos considerar un extranjero como también el que consulta puede considerar a la psicóloga o al psicólogo como un extranjero. La definición de extranjero refiere a lo que no es del propio país. Y aquí ya también entra a jugar un tercer elemento: lo propio. Entonces tenemos lo extranjero como opuesto a lo propio.

Nos encontramos entonces con un asunto que escuchamos repetidamente en la clínica que venimos llevando adelante con la terapia online desde Buenos Aires. La dificultad de encontrar lo propio en el extranjero. Algo lleva a la decisión de ir hacia el extranjero, muchas veces es porque la relación a lo propio se encuentra dificultada y se puede creer que es por el país. Entonces se imagina que en el extranjero se va a encontrar más fácilmente lo propio. ¡Que enredo! Luego de unos años se puede creer que es por estar en el extranjero que no se puede encontrar lo propio. Y la misma inquietud que llevo a partir puede hacer querer volver. Ya aquí podemos abrir la pregunta que puede permitir interrogar esta confusión: ¿Qué es lo propio? Pero esto también lleva rápidamente a otra ¿qué es lo extranjero?

Quizás no sean preguntas que se puedan contestar sin un rodeo…

¿Y si lo propio-extranjero no tiene una relación directa a un país? ¿Y Si cada uno puede ser extranjero en sí mismo? de ¿sí mismo? ¿Y si lo que se buscó afuera era porque no sé sabía cómo hacer para interrogarlo en Uno?. Con esta nueva orientación el pasaje por lo extranjero en cada uno puede posibilitar el encuentro con algo de lo propio.

Eso también puede llevar a buscar un psicoanalista en el extranjero por medio de la terapia Online. Hay muchas razones que escuchamos: la “propia” lengua, el mismo idioma, o las contrarias: que alguien del extranjero puede servir mejor para encontrarse.

La figura del analista es una muy buena encarnación de lo extranjero en cada uno. Podemos ubicar lo extranjero como lo que no se sabe de sí mismo y se cree que esta afuera. Pero con lo que venimos planteando llegamos a un afuera-adentro. ¿Y si no es ni adentro ni afuera sino en la palabra? ¿Y si lo que el analista posibilita como extranjero es el encuentro con la propia palabra?

Quizá equivocar el lugar puede permitir algunos encuentros…




Redactado por los profesionales de Psicólogos Online Argentina

www.psicologosonlineargentina.com